16 de jun. de 2010

El asiento de bebé mirando hacia atrás reduce el riesgo de lesiones y muerte

En una de nuestras primeras ediciones, discutimos la importancia del asiento protector. Hay que usarlos y punto. ¿Qué más podría decirse al respecto? Mucho.
Cuando uno piensa que basta con adquirirlo y usarlo, se da cuenta que las sillas de seguridad para niños son difíciles de instalar. Ya que muchos padres no las ponían correctamente, se iniciaron campañas de inspección en tiendas, hospitales y estaciones de bomberos y policías. Con esto el asunto parece quedar resuelto: lo compras, lo instalas y lo llevas a inspeccionar. Falso. Esta semana descubrí que hay muchos detalles que no conocemos al respecto.
Traté de poner el asiento protector de mi bebé en un nuevo carro. Durante la instalación, nos dimos cuenta que éste quedaba muy flojo en el centro del asiento, así que tuvimos que ponerlo en el lado de la ventanilla utilizando el sistema LATCH (Lower Anchors and Tethers for Children). Desde entonces me la he pasado preocupada, porque me parece que el centro es el lugar más seguro y decidí ponerme a investigar. 
Efectivamente la parte del medio del asiento trasero es la más segura, así lo indica la Academia Americana de Pediatría y la organización Car Safety. Los laterales representan un mayor riesgo en caso de accidentes. El problema es que no todos los asientos de seguridad modernos quedan bien instalados con el cinturón en esta parte del automóvil, y el sistema LATCH sólo se encuentra en los lados. 
Pero lo más interesante e impactante que encontré es que utilizar la silla de seguridad en la posición hacia al frente (donde el bebé mira hacia el parabrisas) no es tan seguro como parece.

Mira este vídeo detenidamente

Durante una colisión, el infante que se encuentra en esta posición está protegido de una posible expulsión, pero sus brazos, cuello, cabeza y piernas se mueven violentamente hacia delante. En una situación como ésta existe un alto riesgo de lesiones espinales, cuyos resultados pueden ser graves o mortales.
Pocos conocen esta realidad y los fabricantes de asientos para bebés indican en sus manuales que es seguro cambiar a esta posición cuando el bebé cumple un año o cuando alcanza las 20 libras. Pero la verdad es que esto no es una norma. Usted no DEBE cambiar la silla mirando hacia adelante, lo que se dice es que usted PUEDE, es decir, si quiere. 
¿Y para qué queremos poner a nuestros hijos mirando hacia adelante? Para ver mejor sus caritas, para que cambie de paisaje... Al cambiar la silla estás disminuyendo la protección que tiene tu bebé. 

Mira lo que le pasó a este niño

Esta posición es más segura por las siguientes razones:
1. En un choque frontal, la parte posterior del asiento de bebé que se encuentra orientado hacia el baúl del auto distribuye la fuerza del impacto entre la espalda, cabeza y cuello, y también previene que la cabeza se rompa.

2. El que las piernas del niño estén dobladas o que puedan tocar / patear el asiento del vehículo cuando el asiento está orientado hacia atrás NO representa un riesgo. Sus piernas no se romperán en caso de accidente.

3. Poner la silla de seguridad mirando hacia atrás tanto como sea posible es la recomendación de la Academia Americana de Pediatras, y puede reducir las lesiones y muertes. 

4. Los accidentes automovilísticos son la causa número 1 de muerte en general para los niños menores de 14 años. 

5. Esta forma de colocar el asiento de bebé puede no ser tan efectiva en un choque trasero, pero estudios indican que las colisiones frontales son mucho más frecuentes y mucho más graves.
Tomado de Car Safety Org 

Desafortunadamente, muchos padres viven ajenos a todo esto, porque ni sus pediatras, ni los fabricantes de asientos protectores los educan al respecto. Es importante señalar que en los Estados Unidos, existen asientos diseñados para sostener a los menores en la posición mirando hacia atrás hasta que alcancen las 30, 33 o 35 libras. Estos son conocidos como Convertible Car SeatsEl peso varía de acuerdo al fabricante, por lo que debe leerse detenidamente las instrucciones o contactarlos directamente. Por lo general la silla será segura en esta posición siempre y cuando la parte superior de la cabeza esté por debajo de la parte superior del respaldo del asiento. 

En países como Suecia, los niños viajan orientados hacia atrás mucho más tiempo, incluso hasta los 3 o 4 años de edad. En este país  las lesiones relacionados a accidentes de carro y las tasas de mortalidad que enfrentan los niños están cerca del cero por ciento. 
Verle la cara a nuestros hijos es muy hermoso, pero protegerlos lo es más. Lleva tu asiento a inspeccionar y ¡Mantén a tu hijo mirando hacia atrás!